El 32% de los conductores españoles dejan de ser empáticos cuando conducen

MADRID, 28 de octubre de 2012.

La empatía, como habilidad para ponerse en el lugar de los demás, es menos frecuente en el ámbito de la conducción que en el ámbito personal. Así, un 54% de los conductores españoles son empáticos en su vida cotidiana pero cuando se ponen al volante de sus vehículos, un 32% dejan de serlo y solo un 22% continúan siendo empáticos.

Y es que e el 54% lo hace con un nivel intermedio y el 22% lo hace de manera muy  empática. Es decir, que de cada diez conductores españoles, la empatía está presente o muy presente en ocho de ellos, y no está nada presente en otros dos conductores.

El perfil de los conductores españoles que pierden más empatía cuando suben al automóvil son mujeres que conducen menos de 30 minutos al día, que generalmente utilizan el vehículo para llevar a los niños a la escuela o ir al médico, y que ante la situación de estacionar el coche por un corto periodo de tiempo, no les importa dejarlo en doble fila.

Para la mitad de los conductores españoles (50%), conducir de manera empática puede prevenir los accidentes de tráfico, además de evitar situaciones de riesgo (38%) y escenarios que puedan derivar en discusiones entre los conductores (27%), facilitar la fluidez del tráfico (24%) y hacer que se produzcan menos incidentes en la circulación (21%).

Estas son algunas de las conclusiones recogidas en el estudio “La empatía y su influencia en la conducción”, realizado por Attitudes en colaboración con la Universidad Autónoma de Barcelona con motivo de la organización de la 11ª Jornada de Reflexión de Attitudes que, bajo el título “¿La culpa es siempre del otro? La influencia de la empatía en la conducción”, se celebró en Madrid el pasado 24 de octubre. Se trata del primer estudio de estas características que se realiza en España y sus resultados ayudaran a entender un poco más el comportamiento psicológico de los conductores de nuestro país.

De acuerdo con las conclusiones obtenidas en el estudio de Attitudes, los conductores empáticos asumen más responsabilidades en la conducción, son más respetuosos con las normas que los conductores no empáticos y tienen menos accidentes y sanciones. Entre las situaciones de tráfico donde se observan más diferencias de comportamiento entre conductores empáticos y no empáticos figuran la reacción de hacer señales (luces, claxon) para presionar a otros vehículos y el adelantamiento por la derecha cuando se va a una velocidad superior a la permitida. Además, la empatía en la conducción tiene una relación significativa con algunas conductas de riesgo como no respetar la distancia de seguridad o conducir a una velocidad superior a la permitida.

De los datos obtenidos, se desprende que el nivel de empatía se modifica en función del rol que se desempeña en el tráfico. Así, los peatones son los usuarios de las vías públicas que se perciben como más empáticos seguidos de los conductores de turismo, mientras que los motoristas son los que se perciben como menos empáticos seguidos de los ciclistas.

Respecto a los hábitos y tipo de conducción, destacan como menos empáticos los conductores que cogen el coche siempre que pueden. Y en cuanto a usos de la conducción, los menos empáticos son los que cogen el coche fundamentalmente para llevar los niños a la escuela (28%). Por el contrario, los desplazamientos que se realizan durante el trabajo (32%) y los viajes familiares (25%) son los motivos que concentran una mayor cantidad de conductores empáticos.

Por comunidades autónomas, Asturias y Cantabria (31%) y Comunidad Valenciana y Canarias (25%) son las comunidades autónomas donde se conduce de manera más empática, mientras que Extremadura (34%), Cataluña (31%) y Castilla-León y Murcia (29%) son las comunidades autónomas donde los conductores tienen menos empatía en la conducción.

Deja tu comentario